Saltear al contenido principal
Mima'm: 650 959 288 Escuelita Petit Mima'm Llavaneres: 658 184 038 nuria@espaimimam.com

Acompañamiento como Doula

El origen de la palabra Doula nos da la clave para entender su rol en la comunidad y en la maternidad y la crianza, en particular. Doula, una palabra griega que significa “mujer al servicio de la mujer”. Esta figura de servicio se caracteriza por la humildad, el respeto, la presencia, la contención y la mirada amorosa hacia la mujer y su camino en la maternidad consciente.

Hace no tantos años las mujeres poseíamos un bagaje cultural hereditario con información y experiencias cercanas sobre maternidad. Una comunidad femenina, una tribu, dentro de la cual cada maternidad era sostenida y acompañada en una red de familias, amigas, vecinas y comadronas. El parto, el nacimiento y la crianza fueron históricamente territorio de mujeres.

Hoy, la cultura occidental impuso cambios culturales que inevitablemente llegaron a la vida de las familias, este bagaje transgeneracional se ha desdibujado; el rol y presencia de la Tribu se ha perdido, dejando maternidades y crianzas solitarias. Por otro lado, la medicina, practicada casi exclusivamente por hombres, tomó el control de los nacimientos. El poder femenino ha sido desplazado de su centro y la sabiduría tradicional y ancestral anestesiada.

Aún así, nos encontramos con un renacer en la conciencia occidental, las mujeres buscan recuperar su lugar de sabiduría, y es aquí donde estamos siendo testigos del nuevo despertar del conocimiento y sabiduría femeninos. Es aquí donde entra la figura de la Doula, como nexo entre la cultura de la maternidad, la sociedad actual y la sabiduría que durante milenios fue portada por mujeres. La Doula viene a ser una suerte de tejido conector para acompañar el despertar de cada mujer a la sabiduría maternal que caracterizó nuestra esencia y naturaleza.

La maternidad es un viaje de cambios profundos. La vida se expresa en la mujer embarazada en todos sus matices. Si bien estamos acostumbrados a una visión comercial y rosa de la maternidad, como fiel expresión de la vida, tiene muchas tonalidades, muchos colores y contrastes, y la Doula puede acompañar los distintos procesos que vayan surgiendo.

La ciencia actual y los estudios psicológicos confirman la importancia fundamental de las primeras horas después del nacimiento. Son momentos decisivos para salud mental, emocional y física del bebé y la persona adulta en la que se convertirá.

Las Doula llegan como Guardianas de la Vida, vida que tiene su puerta en el Nacimiento. El tinte mental de nuestra cultura requiere que este impulso interno sea validado por la información. La Doulas somos también Guardianas y transmisoras de esta información que si bien vive y pulsa en la fisiología femenina, necesita de nuestro voto de confianza para florecer. La información nos hace fuertes ahí donde los miedos necesitan ser transitados.

Una maternidad acompañada, es una maternidad fluida, sincera y transformadora. El dolor y la complejidad pueden estar presentes, pero al entregarnos, abrimos la posibilidad a la transformación, a la cura, a la vida que se abre, expande y expresa en todo su potencial. Con cada parto, nace una vida, una madre, un padre y una familia. Cada uno de estos nacimientos necesita de un entorno favorable, cuidado, amoroso y respetado para florecer.

Las competencias de las Doulas abarcan el terreno emocional, el práctico y el informativo. Acompañan estos procesos de transformación y apertura poniendo al alcance de la madre y la familia, las herramientas necesarias para caminar este viaje con la mayor confianza posible.

Desde Mima’m os ofrecemos este acompañamiento, a través de la Red de Doulas Mima’m, formadas con una misma mirada, enfocada al acompañamiento y la contención durante todo el proceso de embarazo, parto, nacimiento, maternaje, paternaje, crianza… con una intención de impecabilidad y respeto hacia todas las Mujeres y Familias que tengamos el Privilegio de Acompañar.

Volver arriba